jueves, 30 de octubre de 2008

INFLUENCIA ESCOLÁSTICA

Un término clave del pensamiento plenomedieval es la Escolástica y, a partir del cual se abarcan distintos temas, como la usura, el interés, el precio del dinero, la pobreza, etc. Los autores más destacados serán Tomás de Aquino y Nicolás de Oresme.
  • Tomás de Aquino.

Autor referente para la época. Se trata de un gran teólogo y pensador de la Edad Media. Durante el siglo XIII, Tomás de Aquino dedica una parte a los aspectos económicos, estudiados empíricamente, a partir de la observación.

Reflexionó sobre las transformaciones económicas de la ápoca con respecto a la religión. Percibió la existencia primitiva de mercados y lanzó la problemática ocasionada por el monopolio, que podía estar relacionado con el alza de precios. De aquí, surge la teorización del precio justo, enlazada con la moral cristiana que se encuentra preocupada por el precio de las mercancías y establecer, así, el precio considerado justo.

Es el primer teórico que se centra en el modo en que surgen los precios, afirmando que las mercancías monopolizadas, raras veces, tenían un precio justo y, del mismo modo, todo precio que excediera el precio tomado como justo se consideraba pecaminoso porque generaba cierta riqueza.

En cualquier caso, Tomás de Aquino no expresó el mecanismo que debía aplicarse -algo que haría Bernardino de Siena-; en cambio, sopesó que debían regularse los salarios, ya que si, por ejemplo, alguien fabricaba sillas debía tenerse en cuenta los costes laborales que conllevaban dicha producción. Sin embargo, no tuvo en cuenta las condiciones de mercado, y se dieron diversas variantes en la búsqueda del precio justo.

Otro asunto tratado por Tomás de Aquino será el cobro de intereses, algo perverso según la visión clásica y que debía ser perseguido, tanto por la legislación civil como la religiosa, e incluso prohibido porque daría fruto a la práctica pecaminosa de la usura. Aquí se puede observar una terminología moral propia de la época, una postura teocéntrica.

Cuando Tomás alude al cobro de intereses, suscitó un enorme debate que señalaba que el beneficio era oprobio moral y la búsqueda de beneficio es algo propio del capitalismo. Durante la Baja Edad Media y, posteriormente, en el siglo XVI aparece un gran número de tratados que intentan legitimar dicha práctica proponiendo diferentes soluciones, como por ejemplo el lucro cesante.

En Castilla, proliferan tratados en busca de justificar los préstamos. En esta línea los autores más notables son: Domingo de Soto, Villalón, Tomás de Mercado y, especialmente, Martín Azpilicueta, como representante de la Escuela de Salamanca. Partiendo de las lecturas de Tomás de Aquino se centran en tres grandes temas: los intereses, las teorías cuantitativas del dinero y una primera versión de la teoría de la paridad de los precios.

Son conscientes de la pérdida de flujos económicos por parte del Estado y, desde posturas económicas, culparan a las operaciones bancarias -cambios, préstamos...- y tratan de impedirlas, o en su defecto, reducir dichas actividades, ya que incidían negativamente en la economía del Estado.

Hay una primera reflexión sobre los precios, por parte de la escuela de Salamanca, y se concluye que dependía directamente del lugar de compra. Esto es preludio de la paridad propia del siglo XX, aunque con ciertas matizaciones.

La teoría cuantitativa del dinero es el tema esencial de la escuela de Salamanca, y señala que dependía directamente de la cantidad de moneda circulante. El autor primigenio es Juan Bodino, y posteriormente, Hamilton y Fisher.

Los factores de producción se asientan sobre los siguientes conceptos: tierra, trabajo y capital. Hay autores que señalan a Tomás de Aquino como un precursor del libre-mercado, aunque fuera de manera inconsciente. Esto es una idea contradictoria, pues, su opinión sobre el cobro de intereses no favorece la libertad de comercio.

  • Nicolás de Oresme.

Autor del siglo XIV. Reflexionó sobre asuntos de carácter económico, integrando su pensamiento en perspectivas muy amplias. Pero, sus temas principales serán dos: comercio y monetarismo.

Se debe tener cuenta el incremento del poder monárquico para comprender su pensamiento. Su teoría está encaminada al incremento del poder monárquico, debido a su posición de consejero real con Carlos V en Francia.

En primer lugar, considera que el gobernante no debe oponerse al comercio. Es más, uno de sus deberes es fomentar dichas labores comerciales con la finalidad de incrementar el beneficio y bienestar de los súbditos. Con esto se facilita un mejor y mayor acceso a las rentas fiscales, es decir se permite una posible acción recaudatoria, debido a la progresión enriquecedora de los súbditos. Esto es una idea básica y plenamente mercantilista, como génesis de la Hacienda Pública.

En un segundo plano, y no menos importante, se puso en marcha una corriente de pensamiento que vincula el comercio con la correcta administración y, por extensión, de la moneda. En definitiva, la idea básica es el papel desempeñado por los príncipes en la economía y, principalmente, en el cuidado de la moneda.

Por último, destacar a Jacobo Burckhardt como autor clave para el estudio del Renacimiento. Con su obra, Cultura del Renacimiento en Italia, se permite modelar la evolución del mundo medieval hacia el moderno atendiendo a parámetros sociales, económicos, culturales, etc. Las ideas sobre el período parten de este autor, aunque en la actualidad se están revisando. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el Renacimiento es la generalización de prácticas que arrancan desde épocas anteriores.